En la Santa Cuaresma, la devoción de los Siete Dolores de María
  
Miercoles, 22/03/2017
“No me olvides, mira mi dolor, considera mis angustias y lágrimas y duélete de que sean pocos los amigos de Dios” (la Virgen María a Santa Brígida de Suecia)
Meditar los siete Dolores de Nuestra Madre Santísima es una manera de compartir los sufrimientos más hondos de la vida de María en la tierra, particularmente durante la Pasión y Muerte de su Divino Hijo.
María ha prometido gracias muy especiales para aquellos que la honran de esta manera diariamente. Hagámoslo de un modo especial en esta Santa Cuaresma.

En esta Santa Cuaresma recordemos que siempre los cristianos han aprendido de la Virgen Santísima a mejor amar a Jesucristo. Y es la misma Madre de Dios quien habló a Santa Brígida de Suecia para decirle que son poquísimos los que piensan en sus padecimientos y dolores.

Es la razón por la cual desde Hijos del Corazón Inmaculado de María proponemos para esta Cuaresma la práctica de la devoción a los Siete Dolores de la Virgen María, la cual nos fue dada a conocer por diversas revelaciones privadas.

A Santa Brígida de Suecia
La Virgen comunicó a Santa Brígida de Suecia (1303-1373):

"Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hay quien se compadezca de Mí y medite mi dolor, mas hallo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos".
"Por eso tú, hija mía, no te olvides de Mí que soy olvidada y menospreciada por muchos. Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan pocos los amigos de Dios."
Las siete gracias prometidas por la Santísima Virgen
Nuestra Señora prometió que concedería siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Ave Marías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

  • "Yo concederé la paz a sus familias."
  • "Serán iluminadas en cuanto a los divinos Misterios."
  • "Yo las consolaré en sus penas y las acompañaré en sus trabajos.»
  • "Les daré cuanto me pidan, con tal de que no se oponga a la adorable voluntad de mi divino Hijo o a la salvación de sus almas."
  • "Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y las protegeré cada instante de sus vidas."
  • "Les asistiré visiblemente en el momento de su muerte y verán el rostro de su Madre”.
  • "He conseguido de mi Divino Hijo que todos aquellos que propaguen la devoción a mis lágrimas y dolores, sean llevadas directamente de esta vida terrena a la felicidad eterna ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo será su consuelo y gozo eterno."
Cuatro gracias especiales reveladas a Santa Isabel de Hungría
Según San Alfonso María de Ligorio, Nuestro Señor reveló a Santa Isabel de Hungría que El concedería cuatro gracias especiales a los devotos de los dolores de Su Madre Santísima:

  • Aquellos que antes de su muerte invoquen a la Santísima Madre en nombre de sus dolores, obtendrán una contrición perfecta de todos sus pecados.
  • Jesús protegerá en sus tribulaciones a todos los que recuerden esta devoción y los protegerá muy especialmente a la hora de su muerte.
  • Imprimirá en sus mentes el recuerdo de Su Pasión y tendrán su recompensa en el cielo.
  • Encomendará a estas almas devotas en manos de María, a fin de que les obtenga todas las gracias que quiera derramar en ellas.
Compartir los dolores de María
Meditar los siete Dolores de Nuestra Madre Santísima es una manera de compartir los sufrimientos más hondos de la vida de María en la tierra. María ha prometido gracias muy especiales para aquellos que la honran de esta manera diariamente. Incluida entre estas promesas de Nuestra Señora para aquellos que practican esta devoción, está su compromiso de otorgar especial asistencia a la hora de la muerte, incluso de ver su faz. (extraido de http://www.corazones.org).

Conozca y difunda la devoción de los Siete Dolores
Inspirados en esa petición de María Santísima, la Fundación Hijos del Corazón Inmaculado de María le invita a:

Leer el folleto sobre los Siete Dolores y otro con los mensajes de la Virgen María en San Nicolás que nos ayuda a meditar en la Pasión y Resurrección del Señor que están a disposición en nuestro site.

Vuelva al site y solicite ejemplares para difundir entre sus conocidos y amigos. Envíe su pedido hoy mismo para que podamos atenderlo cuanto antes.




Buenos Aires – Argentina
contacto@hdelcorazondemaria.org
Hijos del Corazón Inmaculado de María © Todos los derechos reservados. web design Triliton